Saltar al contenido

Lavavajilla integrable

lavavajillas integrable

El lavavajillas integrable se ha convertido con el transcurso del tiempo en uno de los electrodomésticos indispensables de muchos hogares y de muchos negocios dedicados al ámbito de la hostelería. Sus características particulares lo han convertido en un producto cada vez más demandado.

Al tratarse de un electrodoméstico más de un nuestro hogar, la gran mayoría de usuarios de este tipo de aparatos buscan que el mismo se pueda integrar con el resto de mobiliario. El lavavajillas integrable permite que su ubicación en la vivienda resulte mucho más estética, pasando totalmente desapercibido.

lavavajillas integrable pequeño

Características del lavavajillas integrable

El lavavajillas integrable es ideal para sus usuarios se puedan despreocupar por completo de tener que preocuparse por la decoración de su hogar, ya que los mismos se fusionan perfectamente con el resto de muebles. Aunque son similares a los lavavajillas de libre instalación, éstos se adaptan a la cocina de tal manera que no logran los demás lavavajillas.

El lavavajillas integrable se acopla perfectamente con el resto de muebles, ya que el mismo puede ser fácilmente ubicado debajo de la encimera de la cocina, de tal modo que aporta comodidad y permite no perder espacio en la cocina. En otras palabras, estos lavavajillas permiten ganar espacio, ganar en superficie.

Las dimensiones de los lavavajillas integrables suelen variar entre los 45 y los 60 cm, pudiendo amoldarse sin problemas de las distintas anchuras que puedan tener las cocinas, de este modo se logrará integrar de la mejor manera. Estos lavavajillas son fabricados con el fin de que vayan dentro de los muebles, quedando completamente ocultos, por lo que puede decirse que la belleza de este tipo de electrodomésticos se encuentran básicamente en su interior.

Suelen ser utilizados principalmente en cocinas de diseño, en aquellas cocinas más sofisticadas y vanguardistas debido a que estos lavavajillas son perfectos para poder adaptarse sin problemas en cualquier tipo de mobiliario. La gran ventaja que ofrece el lavavajillas integrable es que dan mayor sensación de limpieza, así como de uniformidad.

Además de integrarse con los armarios o muebles de la cocina, este tipo de lavavajillas también se puede panelar para que de este modo los mandos y el frontal hagan juego con el resto del mobiliario y casen a la perfección, por lo que su presencia en la cocina quedaría totalmente disimulada. Gracias a ello puede ser confundido con un armario más.

lavavajillas integrable acero inoxsidable

Es más que evidente que diseño y funcionalidad no están reñidos en este tipo de electrodomésticos.  Quienes busquen no romper la estética de su cocina, han de apostar por los lavavajillas integrables.

Obviamente, con el paso de los años, con la aparición de nuevos avances tecnológicos, los lavavajillas integrables se encuentran perfectamente equipados con innovadoras y vanguardistas prestaciones que los convierten en una apuesta muy inteligente para disfrutar de mayor tiempo, ya que permiten ahorrar mucho tiempo y dinero a sus usuarios, y ello es gracias a que ahorran tiempo en las tareas domésticos.

No cabe duda alguna que el lavavajillas integrable es un lavavajilla camuflado en el entorno, por lo que se han convertido en toda una tendencia para quienes busquen diseño y estética, así como funcionalidad y practicidad.

Uno de los grandes problemas que presentaba el lavavajillas integrable en el pasado era que, en muchas ocasiones, la puerta chocaba con el zócalo de puerta fija. Por suerte, este inconveniente pasó a la historia, ya que la gran mayoría de marcas que hay en el mercado han puesto solución a este problema apostando por las puertas deslizantes.